November Rain

Luz

Hace tiempo que una sombra recorre mi ser, hace tiempo que abandoné toda ilusión de ver la luz.

Hubo un tiempo en que todo iba mal, perdido en la oscuridad sin saber a dónde ir. No había color en mi vida. Todo se desvanecía rápidamente como si nunca nada hubiera existido, todo el mundo desaparecía súbitamente dejando en mí una triste soledad que nunca se marchaba.

Me sentía perdido, no sabía dónde ir, que hacer o a quien creer. Después de un tiempo, lo recordé todo, quién solía ser, que solía hacer y donde me gustaba ir. Retomé esos caminos en los que me gustaba sonreír, y allí encontré a alguien que me estaba esperando, alguien que no esperaba encontrar en un millón de años. Se preocupó por mí y me intentó prestar ayuda. La acepté sin dudar ciego por su encanto natural. Ella con su larga melena me enseñó a dibujar, a ponerle color a una gris existencia. Ella con sus ojos verdes me ayudo a ver más allá de lo común, me ayudó a ver  lo esencial.

Hace tiempo que una sombra recorre mi ser, una sombra que no abandona mi cuerpo por más que intento librarme de ella. Hace tiempo que ando perdido, pero hace tiempo que vi un rayo de esperanza. Quiero creer, quiero salir de este pozo de oscuridad y que este rayo de luz que hoy tengo ante mí, vislumbre el verdadero ser que sé que intenta ver. 

“Para mí, una crisis interior es siempre un signo de salud. En mi opinión no supone otra cosa que un intento de volver a encontrar el propio yo, de conseguir una nueva fe. Entra en un estado de crisis interior todo aquel que se plantea problemas intelectuales. Esto es perfectamente lógico, puesto que el alma ansía armonía, mientras que la vida está llena de disonancia. Es esta contradicción la confirmación de nuestra profundidad interior, de nuestras posibilidades espirituales.”
— Andre Tarkovski  (via carlosacu)

(Fuente: el-punto-de-vista, vía piensoparahumanos)